El placer de la lentitud

El placer de la velocidad ha sido un descubrimiento del siglo veinte. Lo que apareció como un modo de eficacia, que permitía aprovechar mejor el tiempo, se ha convertido en un modo de vida que acaba vaciando el tiempo.