La CNMC pide que Adif y Adif AV rebajen sus cánones de cara a liberalización 

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha propuesto que Adif y Adif Alta Velocidad (AV) rebajen temporalmente los cánones que cobran por el uso de las vías y otras instalaciones, como estaciones, para fomentar la demanda y que se consolide la liberalización del sector en España.

Está previsto que en diciembre se liberalice el transporte de viajeros por ferrocarril, un servicio hasta ahora prestado en solitario por Renfe, que previsiblemente pasará a competir la francesa SNCF y la italiana Trenitalia, en consorcio con la española Ilsa (de los dueños de Air Nostrum), preseleccionados por Adif para poder operar en España.

En la propuesta de cánones para 2020 presentada por los gestores ferroviarios y que deberá incluirse en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, se mantienen los cánones de las líneas de alta velocidad y se incrementan los de la red convencional.

En un comunicado remitido este jueves, la CNMC ha señalado que la entrada de competidores conllevará un incremento progresivo de la actividad, que podría aumentar hasta un 50 % respecto a la actual, y ha advertido de que para que se cumplan las previsiones “es necesario estimular la demanda, con distintas medidas, como podría ser la reducción del precio de los servicios de alta velocidad”.

Tras analizar la propuesta de cánones, la CNMC ha determinado que los costes directos que afrontan Adif y Adif AV por sus actividades como gestores de la red ascienden a 873,23 millones de euros, “con mínima diferencia de 1,14 millones de euros con respecto a la propuesta de ambos gestores.

Dada la importancia que tienen los cánones en los costes de las empresas ferroviarias, la CNMC pide que ambos gestores los usen “como una herramienta de gestión de la red para aumentar la demanda y mediante medidas temporales”.

Entre dichas medidas, propone que Adif AV bonifique, de acuerdo con la posibilidad que le otorga la legislación vigente, los incrementos de tráfico que generen las nuevas empresas ferroviarias (ambos gestores prevé bonificaciones para los siguientes años en función del uso de sus instalaciones).

Además, dado el elevado plazo de amortización de nuevos trenes y que puede que el incremento de la demanda no se registre en los primeros años de la liberalización, la CNMC aboga porque inicialmente los nuevos operadores puedan decidir el número de plazas que ofertarán en cada tren, comunicándolo a los gestores de infraestructura.

El número de plazas comunicado serviría de base para el cálculo del recargo, de forma que los trenes de gran capacidad no se vean perjudicados en los momentos iniciales de actividad a pesar de ser más eficientes en el medio y largo plazo.

Respecto a la propuesta de cánones asociados a la utilización de estaciones de viajeros y otras instalaciones de servicio, la CNMC considera adecuados los importes fijados para cada modalidad.

Por otra parte, la CNMC ha apuntado que el coste directo de la red en España resulta significativamente mayor que el de otros países europeos, por lo que ha pedido a Adif y Adif AV, que antes del 31 de mayo, identifiquen mejoras en su modelo de costes.

Fuente: elconfidencial.com