El T-Flight chino, competidor del Hyperloop

China ha anunciado que quiere poner en marcha un ‘tren volador’, capaz de alcanzar velocidades de entre 1.000 y 4.000 kilómetros por hora. Lo han apodado T-Flight y, en la práctica, supondría multiplicar por diez la velocidad que alcanza actualmente el tren bala más rápido del mundo, o cuadriplicar la velocidad de los vuelos comerciales.

Detrás de este objetivo está la empresa pública China Aerospace Science and Industry Corporation (CASIC). El ‘tren volador’, como lo promocionan, consistiría en una serie de cápsulas que utilizarían la levitación magnética para alcanzar esas velocidades supersónicas.

No se han hecho públicas ni las fechas ni los datos económicos del proyecto, aunque la empresa pretende implicar al menos a una veintena de expertos nacionales e internacionales.

Primero, planean ofrecer recorridos en China a 1.000 kilómetros por hora para, posteriormente, aumentar la velocidad a 2.000. El máximo de 4.000 kilómetros por hora se reservaría para recorridos internacionales. CASIC ya cuenta con 200 patentes de este proyecto que, si se hiciese realidad, sería el primero del mundo en alcanzar velocidades de infarto.

Planean varias dudas sobre el proyecto, sobre todo alrededor de si el cuerpo humano está preparado para soportar la presión que se alcanzaría a tal velocidad. “La aceleración del vehículo sería más lenta que la de un avión al despegar para que los pasajeros puedan despreocuparse de la seguridad”, ha aclarado el ingeniero jefe de CASIC Mao Kai  al canal de noticias China News Service.

Con este prototipo, el gigante asiático quiere desafiar el proyecto de Hyperloop de Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, que pretende superar los 1200 kilómetros por hora. Hyperloop One, el tren ultrarrápido que está siendo desarrollado por la empresa estadounidense SpaceX, ha logrado alcanzar en octubre su récord de velocidad, al llegar a 355 kilómetros por hora. Musk asegura que serán capaces de superar los 500 kilómetros por hora el mes que viene, con unas pocas modificaciones o quizás con piezas más pequeñas”.

Fuente: elperiodico.com