Siemens desarrolla un tren alimentado por baterías

Austrian Federal Railways (ÖBB) y  Siemens Mobility están invirtiendo conjuntamente en el futuro del transporte de pasajeros y están desarrollando una unidad de batería electro-híbrida para trenes. Ambas compañías han prensentado en Viena el primer resultado de este innovador proyecto piloto, el prototipo del Desiro ML Cityjet eco.

Funcionando como un tren alimentado por baterías, el Cityjet eco es una alternativa para las líneas ferroviarias no electrificadas que en la actualidad se sirven principalmente de trenes de pasajeros con motor diésel. El funcionamiento con baterías puede reducir las emisiones de CO2 hasta en un 50 por ciento en comparación al diésel.

El CEO de Siemens Mobility, Sabrina Soussan, indicó que los dispositivos alternativos y respetuosos con el medio ambiente como las baterías, los sistemas de hidrógeno y los sistemas híbridos son cada vez más importantes en la cartera de la compañía. “Con unos gastos de inversión comparativamente bajos, nuestro cliente obtiene una flota de trenes cuyo uso es mucho más flexible”, aseguró Soussan.

Siemens está desarrollando una unidad de batería electro-híbrida que permite al tren cargar sus baterías recién instaladas a través del pantógrafo en líneas ferroviarias electrificadas. Esta energía está entonces disponible para alimentar al tren en los tramos no electrificados. Tan pronto como el tren abandona la línea electrificada, sus baterías alimentan el sistema de suministro de energía. Siemens y ÖBB testarán exhaustivamente esta tecnología en un proyecto piloto durante los meses siguientes y desarrollarán el sistema hasta alcanzar la madurez de la serie.

El sistema de baterías localizado en el coche central del tren está compuesto por tres contenedores de baterías, dos controladores DC/DC, un refrigerador de baterías y otros componentes electrónicos. El sistema utiliza baterías de titanato de litio (tecnología LTO). Comparado con las baterías de litio convencionales, estas baterías modificadas permiten corrientes de carga significativamente más elevadas para una carga rápida. Gracias a un modelo térmico especial para los contenedores de las baterías, se espera que las condiciones climáticas externas no influyan en la vida útil de las baterías ni en su estado de carga. Cuando las baterías estén listas para producirse en serie, deberán tener una vida útil de aproximadamente 15 años, lo que significa que tendrán que ser reemplazadas tan solo una vez durante el tiempo de servicio del tren.

Fuente: hibridosyelectricos.com