El tren de mercancías ha sido un proyecto fallido

Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif, en un coloquio organizado por Executive Forum en el mes de julio ha hablado sin pelos en la lengua del elefante en la habitación ferroviaria: el transporte de mercancías y su fallido proceso de liberalización. Y es que, tras 15 años abierto a la competencia, no sólo no ha ganado cuota de mercado a la carretera, sino que la ha perdido en los últimos años, apenas ha aumentado el volumen, los precios han bajado mucho y ha desaparecido la rentabilidad de Renfe Mercancías

Cabe recordar que la cuota modal del ferrocarril en el transporte terrestre de mercancías se redujo al 4,27% en 2019, ejercicio en el que tren transportó 10.650 millones de toneladas kilómetro frente a los 238.990 millones del transporte de mercancías por carretera. Renfe Mercancías, que cerró octubre de 2019 con un resultado de explotación negativo de 5,1 millones y ha duplicado las pérdidas durante la pandemia, tiene el 65% del mercado mientras que las empresas privadas se reparten el resto (Acciona Rail Services, Captrain, Continental Rail, Ferrovial Railwayl, Logitren Ferroviaria, Low Cost Rail, Transfesa, Transitia…).

Pese al complicado panorama del transporte de mercancías en España, Pardo de Vera confía en que las obras que se están llevando a cabo y el impulso de las conexiones con Europa podrán ayudar al modo a ganar terreno y colaborar en la reducción de las emisiones de CO2. La presidenta ha identificado tres puntos en los que trabajar para impulsar el modo: la competitividad de nuestra red de infraestructuras, lo qué desean las operadoras y lo que necesitan las empresas para su carga. “Si en esta ocasión no obtenemos resultados en esta basculación de las mercancías al ferrocarril, en este equilibrio multimodal, pues algo no estará funcionando y tendremos que repensarlo”.

Pardo de Vera ha señalado a las conexiones con la red portuaria como uno de los pilares del impulso del transporte de mercancías. “Nos hemos focalizado en los acuerdos con las autoridades portuarias porque no podemos ir por separado, primero por la ineficiencia que supondría y segundo porque perderíamos competitividad”.

También ha resaltado la importancia de impulsar los corredores transfronterizos, para lo que necesita la ayuda de Bruselas. “Europa tiene que apoyarnos y creo que en ese sentido va avanzando, nuestra relación con la UE es muy intensa. Los grandes nodos logísticos han de ser comunes”.

En este contexto, ha recordado la importancia de aliarse también con los operadores privados y poner un pie en el mundo logístico y el comercio online con la explotación de su elevado patrimonio (terrenos, centros…). “La logística está avanzando de una forma vertiginosa hacia unos modelos que por nuestro carácter patrimonial tenemos que pensar en apostar en el potencial de la micrologística y el e-commerce”.

Fuente: eleconomista.es