Air Nostrum aspira a competir con Renfe en octubre de 2018

La aerolínea Air Nostrum ya tiene preparado su plan para comenzar a competir con Renfe en la operación de Alta Velocidad Ferroviaria a partir de octubre de 2018. En un documento remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), el grupo valenciano explica que su filial Intermodalidad de Levante S.A (ILSA) pretende operar cuatro trenes entre las ciudades de Madrid y Montpellier, en Francia, para comenzar a competir con el monopolio en el transporte de viajeros que en estos momentos ostenta Renfe.

La empresa se escuda en una directiva comunitaria que impulsa la liberalización del transporte ferroviario en la Unión Europea, a pesar de que Fomento ha retrasado hasta 2020 la apertura de este servicio en España apoyándose en las recomendaciones del cuarto paquete ferroviario elaborado por Bruselas. Según los planes de la aerolínea, una vez que reciba la autorización por parte de la CNMC la empresa pretende operar dos aves de ida y dos de vuelta al día entre España y Francia, con paradas intermedias en Zaragoza, Barcelona, Perpiñán y Narbona.

Uno de los requisitos marcados por el regulador exige que un 30% de los ingresos y del tráfico del grupo provengan del negocio puramente internacional, es decir, de la conexión entre ciudades francesas y españolas. El porcentaje es inferior al 50% que como mínimo exige la directiva comunitaria, lo que muestra el interés de Competencia por romper el monopolio estatal y dejar vía libre a otras empresas en este servicio. Air Nostrum se plantea iniciar las operaciones el 5 de octubre de 2018.

La CNMC abrió la semana pasada un plazo de cuatro semanas para recibir alegaciones de las partes afectadas y comprobar que el objetivo principal de Air Nostrum es el transporte de viajeros internacional, y no las conexiones entre ciudades españolas que hagan competencia a Renfe. Luego tendrá seis semanas para tomar una decisión sobre la operación de la nueva empresa. En caso de resolución positiva, el regulador ordenará al grupo público Adif que permita la circulación de la nueva empresa por su infraestructura bajo pago de un canon por uso.

Otro de los criterios que tendrá en cuenta la CNMC a la hora de conceder la licencia es la potencial demanda de viajeros entre ambos países y la población de los núcleos afectados. En este sentido, Air Nostrum alega que “el tamaño de mercado de viajeros entre Languedoc-Rosellón, MidiPyrénéss, Cataluña, Aragón y la Comunidad de Madrid es de 5,2 millones de viajeros anuales, donde sólo 241.382 viajeros utilizan medios ferroviarios, es decir menos del 5%, lo que representa una oportunidad para un operador ferroviario internacional”.

Por su parte, Renfe argumenta que las empresas deberán demostrar que un 50% de su tráfico e ingresos proviene de trayectos internacionales y, en este sentido, la compañía pública asegura que actualmente no logra esos umbrales en la operación actual del servicio entre Madrid y Montpellier.

Fuente: elmundo.es